Saltar al contenido
Filosofia Hoy

Biografia de Pyrrho

marzo 5, 2018

Pyrrho (AKA Pyrrho de Elis) (360 – 270 a. C.) fue un filósofo griego del período helenístico, de la Península Peloponesa del sur de Grecia.

Se le considera el primer escéptico y fue el fundador de la escuela filosófica griega posterior del pirrohonismo, o al menos la inspiración de esta última, una variante del escepticismo. También se cree que su selección de “ataraxia” (o “paz interior”) como meta última de la vida fue tomada prestada por Epicuro y el movimiento epicúreo.

Vida

Pyrrho nació alrededor del año 360 a. C. en la pequeña comunidad de Elis en la Península Peloponesa del sur de Grecia.

De joven, Pyrrho había sido un pintor prometedor y tenía cuadros expuestos en el gimnasio de Elis. Más tarde, fue desviado a la filosofía a través de la exposición a las obras de Demócrito. Se convirtió en discípulo de Bryson de Acea, hijo de Stilpo (ambos de la Escuela Megariana de Filosofía que siguió las doctrinas de Sócrates), y más tarde discípulo de Anaxarco de Abdera (que había sido alumno de Demócrito).

Junto con Anaxarco, viajó con Alejandro Magno en su exploración del Oriente, y estudió bajo los Gimnosofistas de la India y con los Magos de Persia. Esta exposición a la Filosofía Oriental parece haberle inspirado a adoptar una vida de soledad y, al volver a Elis, eligió vivir en circunstancias muy pobres.

Frustrado por las afirmaciones de los estoicos y otros dogmáticos que decían poseer conocimiento, y abrumado por su incapacidad para determinar racionalmente cuál de las diversas escuelas de pensamiento rivales era correcta, fundó una nueva escuela en la que enseñaba que todo objeto de conocimiento humano implica incertidumbre y que es imposible llegar al conocimiento de la verdad.

También actuó según sus propios principios, prefijando todas sus observaciones con “parece” o “me parece” o “tal vez”. Aparentemente resistió el dolor corporal con ecuanimidad, y no mostró ningún signo de aprehensión cuando estaba en peligro, aunque los dogmáticos a los que se opuso relataron anecdóticas historias de que llevaba su escepticismo hasta tal punto que sus amigos se veían obligados a acompañarlo dondequiera que fuera para no ser atropellado por carruajes o caídas de precipicio.

Fue altamente honrado por los Elístas (que lo convirtió en su sumo sacerdote y eximió a los filósofos de impuestos) y también por los atenienses (que le confirieron los derechos de la ciudadanía ateniense y erigieron una estatua y un monumento en su memoria).

Se cree que vivió hasta la vejez madura de los noventa años, lo que pondría su muerte en torno al año 270 a. C.

Trabajo

Pyrrho no escribió nada que nosotros sepamos. Sus doctrinas fueron escritas hasta cierto punto en los poemas satíricos (conocidos como el “Silloi”) de su discípulo Timón de Phlius (c. 320 – 230 a. C.), y en los escritos de Antígono de Carystus, la mayoría de los cuales lamentablemente se han perdido. Hoy en día, las ideas de Pyrrho son conocidas principalmente a través del libro “Esquemas de Pyrrhonism” escrito por el médico griego del siglo III d. C. y el escéptico Sextus Empiricus. Es también a través de Sextus Empiricus que nos hemos enterado de una escuela de escepticismo conocida como pirrohonismo (o escepticismo pirotécnico) que fue fundada mucho después de la muerte de Pyrrhus por Aenesidemus en el siglo I antes de Cristo. Aunque lleva el nombre de Pyrrho, la relación entre la filosofía de la escuela y la figura histórica es, en el mejor de los casos, turbia.

El principio principal del pensamiento de Pyrrho puede ser expresado por la palabra “acatalepsia”, que connota la capacidad de negar el asentimiento de las doctrinas con respecto a la verdad de las cosas en su propia naturaleza. Argumentó que sólo sabemos cómo nos parecen las cosas, pero ignoramos su sustancia interna, especialmente porque la misma cosa puede parecer diferente a personas diferentes. Por lo tanto, es imposible saber qué opinión es la correcta (la diversidad de opiniones entre los sabios, así como entre los vulgares, lo demuestra). Por lo tanto, si se puede presentar una contradicción contra cada afirmación con la misma justificación y no se sabe que una afirmación sea mejor que otra, es necesario suspender completamente el juicio afirmando nada definitivo y nunca haciendo declaraciones positivas sobre ningún tema, por trivial que sea.

Aplicando estas ideas de lo que él llamó “escepticismo práctico” a la Ética y a la vida en general, Pyrrho concluyó que la única actitud apropiada es la “ataraxia” (que puede ser traducida como “paz interior” o “liberación de la preocupación” o “apatía”), que se convirtió en el objetivo último de los primeros Skeptikoi. Sostuvo que, puesto que no se puede saber nada, nada puede ser bueno o malo en sí mismo, y que sólo la opinión, la costumbre y la ley lo hacen parecer así. Si no hay una buena razón para preferir un curso de acción a otro, entonces la ausencia de toda actividad debe ser el ideal del sabio. En esta apatía, él renunciará a todos los deseos (que se basan en la opinión insostenible de que una cosa es mejor que otra), y vivirá en la tranquilidad imperturbada del alma, libre de toda ilusión. La infelicidad es el resultado de no alcanzar lo que uno desea (o de perderlo una vez alcanzado); así, la persona sabia, al estar libre de deseos, también está libre de infelicidad.