Saltar al contenido
Filosofia Hoy

Frases de buenas noches para descansar en tranquilidad

mayo 15, 2018
Frases de buenas noches

Los sueños son materia de análisis e introspección muy profundos. La ciencia ha logrado determinar algunos rasgos fundamentales de él, y ha logrado establecer unas fronteras entre sus etapas; soñar no es una experiencia que goce de continuidad interna, sino que se subdivide en etapas que están determinadas por su profundidad y los efectos que ellas producen en el cuerpo humano. La etapa más conocida del sueño muy probablemente sea el sueño REM, siglas de la expresión Rapid Eye Movement, movimiento ocular rápido.

Es en esta etapa donde dormimos de manera más profunda y nos abstraemos de lo que sucede afuera, en nuestra habitación, o en el espacio en el cual nos haya tocado descansar. No obstante, no es nuestro fin discutir de manera científica qué son los sueños ni cómo se dividen estos en sí; queremos tocar interactuar con otra dimensión referida más a la significatividad de los sueños, esto siendo, la carga simbólica que nosotros percibimos de ellos y cómo ella es asimilada por nosotros.

Los sueños son pasajes irreales que nosotros experimentamos mientras dormimos. A pesar de que muchos de ellos transcurran y se experimenten de forma muy vívida, siempre tenemos que recordar que lo que sucede ahí no es real, y no tiene ocurrencia en la realidad empírica. Lo que nosotros hagamos ahí no tendrá registro alguno y no lo sabrá nadie distinto a nosotros, por lo que los sueños aparecen como un sitio idóneo para dar rienda suelta a nuestras privaciones del día a día.

Los sueños, por otro lado, suelen estar rodeados de polémica por la siguiente cuestión: un sector de la comunidad científica afirma que nosotros soñamos siempre, pero nuestra retención de los sucesos de dichos sueños no ocurre en todas las ocasiones, por lo que tenemos la impresión de que los sueños son cosa selecta; otro sector tiene la premisa de que no siempre soñamos, pero que todas las veces en las cuales lo hacemos quedan grabadas en nuestra memoria. No hay una solución clara a este conflicto.

La ciencia dicta que los sueños provienen del subconsciente, y son una especie de amalgama del impacto de las experiencias que vamos teniendo en nuestro día a día y que no logran posicionarse en el nivel de la consciencia, pero que, de todos modos, logran “salir a la luz” mediante los fenómenos nocturnos que conocemos como sueños.

Intentar identificar cuáles fueron los fenómenos de la vida diaria que forman parte del sueño es una tarea complicada porque la mente no los procesa tal cual se presentaron ante nosotros, sino que los distorsiona en grado variable, volviéndolos prácticamente irreconocibles para nosotros. Pareciera que los aspectos característicos de ellos fuesen puestos todos en una licuadora que mezcló todo con todo para resultar en un batido misterioso y raro donde no podemos determinar qué cosa es qué cosa porque sus formas fundamentales se perdieron en la mezcla.

Identificar el significado de los sueños depende también de la formación de la persona. Una persona muy arraigada a sus raíces culturales y a los mitos que componen su tradición cultural puede verse influenciada para decir que los sueños pueden, de alguna manera, “predecir” sucesos futuros, como fallecimientos, mudanzas, etcétera. A pesar de que esa percepción de los sueños se extienda mucho, hay que recordar que la veracidad de esa afirmación queda en entredicho debido a la ausencia de aplicación de pautas estrictas para establecer la unidireccionalidad sueño-predicción.

La importancia del buen dormir

Dormir es el acto que nos permite recargar las energías que la vida cotidiana se encarga con creces de consumir. El crecimiento de cada persona reduce las horas mínimas de descanso que requiere para sentirse completamente descansado; este es un hecho que podemos comprobar mediante la observación y la lucidez.

Si tienes un bebé, o conoces a un padre o madre, seguramente te habrán dejado saber lo mucho que duermen sus retoños (y lo imprudentes que pueden ser sus despertares). Vas creciendo, y cada vez duermes por menos tiempo. Obviamente, muchas de las razones que determinan esto no son propias de tu organismo, sino que se originan en las circunstancias que te irán rodeando con el paso del tiempo, laborales o académicas. Los investigadores han estimado que un hombre adulto promedio debería tener un mínimo de ocho horas de sueño para sentirse lo suficientemente descansado y preparado para afrontar el día.

Frases de buenas noches

Frases de buenas noches

Las frases de buenas noches están relacionadas con el acto de dormir y de expresarle al otro nuestros buenos deseos con respecto al sueño que todavía no ha tenido, pero que queremos que sea provechoso porque conocemos las consecuencias de que sea fallido o insuficiente. Por otro lado, podemos también definir las frases de buenas noches como reflexiones alrededor de los sueños. Cómo son fenómenos aún misteriosos para nosotros, las frases de buenas noches intentan servir de probables explicaciones para ellos.

Ejemplos de frases de buenas noches

A continuación, procederemos a insertar ejemplos de frases de buenas noches para que estés mejor ilustrado:

  • Duerme bien.
  • Buenas noches.
  • Qué Morfeo te reciba en sus brazos
  • Asegúrate de soñar conmigo.