Saltar al contenido
Filosofia Hoy

Filosofía para el duelo

marzo 20, 2019

Dentro de estos momentos tan complicados y por los que nadie quiere pasar, existen formas de que pasemos por este trance de la manera menos dolorosa posible, y es mucha la ayuda en el duelo que podremos encontrar.

Son varios los autores clásicos de la filosofía clásica que se han referido al tema de la muerte desde un punto de vista didáctico y que nos intenta enseñar a pasar por este difícil tramo de nuestras vidas sin que esto suponga que, pese a tener que pasar por un dolor que es necesario o incluso sano, no nos hunda y sobretodo que no nos produzca secuelas en un futuro que debe estar lleno de felicidad y logros personales.

Aunque no hay ninguna fórmula mágica que nos proporcione que nuestro dolor desaparezca, si podemos recurrir a referencias importantes e históricas dentro de la historia de la humanidad y que una vez se encontraron en la misma situación que nos podemos encontrar nosotros ahora, reflexionaron y disertaron.

Además son varios los estudios psicológicos que hacen referencia a este periodo y que pueden servirnos de ayuda para sobrellevar nuestro pésame y de los que os hablaremos a continuación.

Referencias históricas

Como os comentábamos con anterioridad, son varias las referencias históricas sobre todo dentro del mundo de la filosofía, que han tratado el tema con una profundidad que puede sernos de ayuda para que nuestro dolor por la ausencia desaparezca, o al menos para reflexionar sobre nuestro dolor e intentar sobrellevarlo de la manera más sana posible en nuestro periodo de duelo. Alguna de las citas más importantes referentes a este tema podrían ser:

  • Hegel: nos habla de que la muerte es una total liberación de nuestro espíritu en nuestro verdadero medio que sería la naturaleza.
  • Lucrecio: nos emplaza a tomar conciencia de nuestro tiempo y a aprovecharlo al máximo sin tener en cuenta lo que antes vino o lo que vendrá.
  • Platón: defiende que es la muerte lo que hace especial cada vida y que es precisamente el término de esta lo que cierra este cúmulo de experiencias de una manera irrepetible.
  • Cicerón: que alude a que todo el proceso vital antes del fatal desenlace es precisamente la mejor de las preparaciones para ella.
  • Epicuro: intenta dejar de lado el miedo que podemos tener a la muerte, evidenciando que nuestro ser y la misma muerte nunca pueden llegar a coexistir en un mismo momento, por lo que no debería ser una preocupación que nos impida disfrutar de nuestra vida.

Probablemente estas sean las citas más importantes sobre las que reflexionar sobre un tema tan complicado y que nos pueden ayudar a trascender por un momento, este duro trago por el que estamos pasando, intentando tranquilizarnos y razonar por unos segundos que nuestro momento de dolor llegará un momento que se mitigará, y que vivir con una mochila cargada de dolor, más allá de lo totalmente comprensible, no le gustaría a la persona que nos acaba de dejar, ni nos servirá de nada para nuestro futuro.

Fases del duelo

Como os comentábamos al principio del artículo, son varias las corrientes de la psicología y de la filosofía que han centrado todos sus esfuerzos en estudiar el fenómeno de la muerte desde un punto de vista más técnico, pero siempre en búsqueda de que este tipo de trance vital se sobrelleve con la mayor entereza posible.

Una de las corrientes más famosas es la que identifica este periodo dividiendo el duelo en varias fases e intentando así, que podamos tener conciencia de en cuál de ellas nos encontramos en este momento.

  • Fase 1, negación: La primera fase es en la que aún no creemos que nuestro ser querido haya desaparecido y no podemos aceptar esa situación.
  • Fase 2, enfado o indiferencia: dependiendo de la situación en la que nos encontremos transformaremos la anterior situación de negación por alguna de estas dos emociones. Siendo la primera de ella la más común, por no poder haber hecho nada para que esta situación no se produjese.
  • Fase 3, negociación: en esta fase buscaremos la posibilidad de encontrar una solución a nuestra pérdida, esta fase no es común para todo el mundo y evidentemente esa búsqueda nunca podrá tener un resultado positivo.
  • Fase 4, dolor relacionado con las emociones, fase por la que pasamos todos una vez sufrida una pérdida, y que nos hace soportar un tremendo daño en nuestros sentimientos por el trágico fallecimiento.

Fase 5, aceptación, la última de las fases del duelo y que hace que de alguna manera, asumamos que la pérdida ya es inevitable y consigamos sobrellevarla con el tiempo de una forma cada vez menos dolorosa.